Responsabilidades y Facultades de las Comunidades de Propietarios, las Mancomunidades y los Ayuntamientos

 Cualquiera que compre una propiedad en España debe ser consciente que debe pagar los tributos municipales y, además, debe pagar las cuotas de su comunidad de propietarios.

La sorpresa suele llegar cuando descubren que también están pagando dentro de sus cuotas comunitarias una partida relativa al abono de cuotas de algo llamado “Mancomunidad”.

La mayoría de las viviendas de la zona son parte de una comunidad de propietarios que es la responsable del pago de los gastos de mantenimiento de sus propios elementos comunes.

Por otra parte, con los tributos municipales, el ayuntamiento pagará los gastos de prestación de servicios y mantenimiento externos tales como recogida de basura, limpieza de calles, iluminación, jardines públicos y similares.

Hasta aquí, todo parece normal y razonable. El problema surge cuando en muchas de las urbanizaciones en las que se ubica la comunidad de propietarios, el Ayuntamiento no viene asumiendo el pago de los gastos de estos elementos de la urbanización que se encuentran fuera de la comunidad y que son de uso y disfrute, no sólo de los vecinos de las comunidades integradas en dicha urbanización, sino que pueden ser igualmente utilizados por la totalidad de los ciudadanos en general. 

Lo razonable sería que el Ayuntamiento fuera quien corriera con estos gastos de reparaciones de los viales de la urbanización, alumbrado público, limpieza, etc., pero resulta que en muchas urbanizaciones no es el Ayuntamiento quien paga estos gastos sino la mancomunidad compuesta por todas las comunidades integradas en dicha urbanización, debiendo estas comunidades pagar estos gastos con las propias costas que recaudan a sus propietarios.

Estas mancomunidades suelen regirse por las mismas normas de las comunidades de propietarios, siendo los presidentes de las comunidades integradas en la misma los que adoptan los acuerdos en junta general de la mancomunidad, la cual tendrá su propio presidente, administrador, etc. La situación es muchas veces claramente injusta ya que hay urbanizaciones sin mancomunidad, en las que todos estos gastos son asumidos directamente por el Ayuntamiento sin necesidad de mancomunidad alguna y por el contrario hay otras urbanizaciones que tienen mancomunidad y el Ayuntamiento no asume gastos alguno, lo que nos lleva a la siguiente cuestión: ¿ Para qué se paga el IBI y los demás tributos municipales si hay propietarios de algunas urbanizaciones desfavorecidas que también deben abonar por el mantenimiento y conservación de sus propias calles, alumbrado público, y demás elementos externos a su comunidad?

Deja una respuesta